Blogia
idaliavazquez

De Cuba

La Guerra inevitable de la OTAN

A diferencia de lo que ocurre en Egipto y Túnez, Libia ocupa el primer lugar en el Índice de Desarrollo Humano de África y tiene la más alta esperanza de vida del Continente. La educación y la salud reciben especial atención del Estado. El nivel cultural de su población es sin dudas más alto. Sus problemas son de otro carácter. La población no carecía de alimentos y servicios sociales indispensables. El país requería abundante fuerza de trabajo extranjera para llevar a cabo ambiciosos planes de producción y desarrollo social.

Por ello suministraba empleo a cientos de miles de trabajadores egipcios, tunecinos, chinos y de otras nacionalidades. Disponía de enormes ingresos y reservas en divisas convertibles depositadas en los bancos de los países ricos, con las cuales adquirían bienes de consumo e incluso, armas sofisticadas que precisamente le suministraban los mismos países que hoy quieren invadirla en nombre de los derechos humanos.

La colosal campaña de mentiras, desatada por los medios masivos de información, dio lugar a una gran confusión en la opinión pública mundial. Pasará tiempo antes de que pueda reconstruirse lo que realmente ha ocurrido en Libia, y separar los hechos reales de los falsos que se han divulgado. Continúa

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

La apelación de Gerardo y sus implicaciones: burda tergiversación del Miami Herald

La apelación de Gerardo y sus implicaciones: burda tergiversación del Miami Herald

Por Karen Wald

El Miami Herald y alguna prensa relacionada están sacando una historia muy tergiversada en relación con la nueva apelación de Gerardo Hernández. Un titular del 26 de diciembre decía: “En un cambio radical de postura, el espía cubano dice que los aviones fueron derribados sobre aguas internacionales”. Ya que muchas personas estarán indignadas y confundidas por esta afirmación, incluso sabiendo muy bien cómo funciona el Miami Herald y siendo capaces de descartar tanto el repetitivo uso del término “espía” como la tergiversación por parte del MH acerca de lo que esto significa (sus reiteradas afirmaciones de que esto enfrenta a Gerardo con el gobierno cubano en este tema), es importante aclarar los hechos. leer más

Raúl Castro: “Las medidas que estamos aplicando están dirigidas a preservar el socialismo”

Raúl Castro: “Las medidas que estamos aplicando están dirigidas a preservar el socialismo”

El próximo mes de abril se cumplirán 50 años de la proclamación del carácter socialista de nuestra Revolución. En las arenas de Playa Girón nuestras fuerzas combatieron por primera vez en defensa del socialismo y en apenas 72 horas, bajo la conducción personal del Comandante en Jefe, derrotaron la invasión mercenaria patrocinada por el gobierno norteamericano.

En ocasión de tan relevante acontecimiento, el 16 de abril realizaremos una Revista Militar, con participación de tropas y medios de combate, a la que asistirán los delegados al VI Congreso del Partido que esa propia tarde se congregarán para el inicio de sus trabajos, aquí mismo, que esperamos concluir el 19 de abril, Día de la Victoria de Playa Girón.  Empezamos celebrando la proclamación del carácter socialista, discurso de Fidel en el entierro de las víctimas de los bombardeos, realizado el día antes del ataque a Girón, y concluiremos el día de la victoria.  El cierre de la Revista lo protagonizarán varias decenas de miles de jóvenes, representando a las nuevas generaciones, que constituyen la garantía de la continuidad de la Revolución.

leer discurso de Raul

La sublevación en la ONU (Segunda y última parte)

Reflexiones de Fidel

Cuando Bruno concluyó su intervención cerca del mediodía el pasado 26 de octubre correspondía el turno, como es norma, a las explicaciones de voto, antes de que el Proyecto fuese sometido a votación.

Habló primero el embajador de Estados Unidos Ronald D. Godard, asesor principal del área para Asuntos del Hemisferio Occidental, jefe de la delegación de su país. Sus inusitadas palabras hacen innecesario el análisis para demostrar que las denuncias del Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba eran rigurosamente justas. Bastan sus propias afirmaciones para reflejar la entraña cínica de la política de ese país.

“…Estados Unidos [...] está firmemente comprometido con el apoyo al deseo del pueblo cubano de determinar libremente el futuro de su país.”

“…Estados Unidos [...] tiene el derecho soberano de decidir sus relaciones económicas con otro país. Las relaciones económicas de los Estados Unidos con Cuba es un asunto bilateral [...] dirigidas a alentar un clima más abierto en Cuba y un mayor respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales.”

“No debemos perder de vista ese hecho en un debate plagado de argumentos retóricos del pasado y enfocado en diferencias tácticas, en un debate que nada hace para ayudar al pueblo cubano.”

Fidel Castro Ruz.

www.cubadebate.cu

“Mi delegación lamenta que la delegación de Cuba continúe, año tras año, calificando de manera inapropiada e incorrecta las restricciones comerciales a Cuba como un acto de genocidio. [...] Estados Unidos no impone ninguna restricción a la ayuda humanitaria a Cuba…”

“En 2009, Estados Unidos [...] autorizó 237 millones de dólares en asistencia humanitaria privada en forma de regalos con alimentos y otros productos esenciales, donaciones humanitarias no agrícolas y donaciones médicas.”

“En abril de 2009, el Presidente Obama indicó que ‘Estados Unidos busca un nuevo comienzo con Cuba’, pero que ‘hay un trayecto más largo aun que es preciso recorrer para superar décadas de desconfianza’. [...] hemos iniciado conversaciones para restablecer el servicio postal directo entre los Estados Unidos y Cuba y hemos incrementado los intercambios artísticos y culturales…”

“El Presidente Obama ha dicho públicamente que la liberación de prisioneros políticos y las reformas económicas son positivas para el pueblo cubano. Estados Unidos espera ver el cumplimiento de dichas promesas pronto, así como una mayor apertura por parte del gobierno cubano como muestra de su voluntad de relacionarse constructivamente con su propio pueblo. [...] Estados Unidos considera que no podrá plenamente alcanzarse una nueva era en las relaciones Estados Unidos-Cuba hasta que el pueblo cubano disfrute de las libertades políticas y económicas internacionalmente reconocidas, que este órgano ha hecho tanto por defender en otros países alrededor del mundo.”

“Mi delegación votará contra esta resolución.
Estados Unidos considera que es hora de que este órgano centre sus energías en el apoyo al pueblo cubano en su lucha por decidir su propio futuro e ir más allá de los gestos retóricos que representa esta resolución.

“Gracias señor Presidente.”

De inmediato, explicó su intención de voto la jefa de la delegación de Nicaragua, cuyo pueblo conoció en sus entrañas la guerra sucia de Ronald Reagan que tanta sangre costó. Sus palabras fueron contundentes.

Se produce la votación y 187 países votaron a favor de la Resolución; dos votos en contra:  Estados Unidos e Israel, su inseparable aliado en las acciones genocidas; y tres abstenciones: Islas Marshall, Micronesia y Palau. Ningún país de los 192 miembros de la ONU dejó de participar.

Concluida ésta, la representación de Bélgica, a nombre de la Unión Europea, aliada de Estados Unidos, abrió la participación de las delegaciones que deseaban explicar su voto.

Después usaron de la palabra 16 países con destacado protagonismo en la política internacional, para explicar por qué votaron a favor de la Resolución, en el siguiente orden: Uruguay, Bolivia, Angola, Myanmar, Suriname, Belarús, Saint Kitts y Nevis, Laos, Tanzania, Libia, Siria, Sudán, Vietnam, Nigeria, San Vicente y las Granadinas y la República Popular Democrática de Corea.

Permítase recordar que muchos países se abstuvieron de usar la palabra a solicitud de nuestra propia delegación, para que el proceso de votación no se dilatara demasiado en detrimento del mejor horario para la divulgación del debate, y el esfuerzo agotador que implicaba la participación de un número mayor de oradores. A pesar de eso, 37 delegaciones hablaron en términos claros y precisos a favor del justo Proyecto que por decimonovena vez aprobaba la Asamblea General de Naciones Unidas. Esta vez fue el  más dilatado y enérgico debate sobre el delicado e importante tema.

A las 4 y 17 p.m. se escuchó la réplica de Cuba a través del Ministro de Relaciones Exteriores de nuestro país.

Lo esencial que dijo, aunque casi todo el texto era esencial, fue:

“Señor Presidente:

“Agradezco mucho sus palabras a los trece oradores y a las delegaciones presentes en esta imprevista sesión vespertina.

“Sobre lo dicho por Estados Unidos y la Unión Europea:

“Esta es la decimonovena ocasión en que la delegación de Estados Unidos nos repite lo mismo.

“El bloqueo es un acto de guerra económica y un acto de genocidio.

“¿Será que el Departamento de Estado no ha hecho la tarea, no ha estudiado el asunto?

“El año pasado leí aquí los artículos de las Convenciones correspondientes…”

“Ya leí hoy aquí el famoso Memorandum del señor Mallory.

“No son ‘argumentos ideológicos’ del pasado. El bloqueo es un viejo témpano que queda de la Guerra Fría. El asunto no es la retórica, sino el acto de agresión a Cuba.

“El propósito de Estados Unidos no es ayudar ni apoyar al pueblo cubano. Se sabe que el bloqueo provoca privaciones y sufrimientos. No provoca muertes porque la Revolución cubana lo impide. ¿Cómo podría explicarse que se castigue a los niños cubanos como se ha descrito aquí? Si se quisiera ayudar o apoyar al pueblo cubano, lo único que habría que hacer es levantar el bloqueo de inmediato.

“¿Por qué impiden a los norteamericanos visitar Cuba y recibir información de primera mano? ¿Por qué restringen los llamados contactos ‘pueblo a pueblo’?

“Los pretextos para el bloqueo han ido cambiando. Primero la supuesta pertenencia al eje chino-soviético, después la llamada exportación de la Revolución a América Latina, luego la presencia de tropas cubanas en África para ayudar a derrotar al apartheid, a preservar la independencia de Angola y lograr la de Namibia.

“Después, la manipulación sobre los derechos humanos. Pero el bloqueo es una violación brutal de los derechos humanos de los cubanos.

“Estamos dispuestos a discutir sobre violaciones de derechos humanos. Podemos empezar por el campo de concentración de Guantánamo, donde se tortura y no existe el hábeas corpus. Es el reino de las ‘Comisiones Militares’, fuera del Estado de derecho. ¿Podría la delegación norteamericana explicar qué pasó en los campos de Abu Ghraib, Bagram y Nama?

“¿Se instruyó de cargos a los responsables? ¿Se instruyó de cargos a quienes autorizaron en los gobiernos europeos las cárceles secretas en Europa y los vuelos secretos de la CIA con personas secuestradas? ¿Podría aclararlo el representante de la Unión Europea?

“Podemos hablar de Wikileaks. ¿Por qué no nos cuentan algo sobre las atrocidades que recogen los 75 mil documentos sobre crímenes en Afganistán y los 400 mil sobre Iraq?”

“Los cambios en Cuba son asunto de los cubanos. Cambiaremos todo lo que deba ser cambiado, para bien de los cubanos, pero no le pediremos opinión al gobierno de Estados Unidos. Escogimos libremente nuestro destino. Para eso hicimos una Revolución. Serán cambios soberanos, no ‘gestos’. Sabemos que para Estados Unidos lo único suficiente sería instaurar en Cuba un gobierno pro-yanqui. Pero eso no va a ocurrir.”

“¿Quieren cooperación entre nuestras universidades? Eliminen las restricciones a los intercambios académicos, estudiantiles, científicos y culturales y permitan establecer acuerdos entre esas instituciones.

“¿Quieren cooperación contra el narcotráfico, el terrorismo, el tráfico de personas, los desastres naturales, el correo postal? Respondan, al menos, las propuestas que hemos presentado hace más de un año, sin condición alguna.”

“Un alto funcionario de la USAID confirmó ayer al periodista Tracey Eaton que, en el último período, han hecho llegar 15,6 millones de dólares a (cito) ‘individuos en el terreno en Cuba’. Así llaman a sus mercenarios.

“Las transmisiones ilegales de radio y televisión siguen.

“Los Cinco antiterroristas cubanos siguen en injusta prisión. Recientemente se ha sometido, sin motivo, a Gerardo Hernández Nordelo a confinamiento solitario y se le ha denegado atención médica.

“Terroristas internacionales confesos como Orlando Bosch y Posada Carriles se pasean libremente en Miami e incluso hacen allí actividad política.”

“El bloqueo es abusivamente extraterritorial y afecta a todos los aquí presentes. No es un hecho bilateral.

“Señor Presidente:

“A lo ya dicho sobre la Unión Europea tengo poco que añadir.

“No le reconocemos autoridad moral ni política alguna para criticar en materia de derechos humanos.

“Haría mejor en ocuparse de su brutal política anti-inmigrantes, de la deportación de minorías, de la violenta represión contra los manifestantes y de la creciente exclusión social de sus desempleados y sectores de menos ingresos.

“El Parlamento Europeo, con toda desvergüenza y de manera infame, se dedica a premiar a los agentes pagados del gobierno de Estados Unidos en Cuba.

“Pero la Unión Europea sueña si cree que podrá normalizar las relaciones con Cuba, existiendo la llamada Posición Común.

“Muchas gracias”

Todos esperábamos la respuesta de Estados Unidos a la réplica de Bruno. Lo mejor que hizo en su vida el embajador y la delegación -que no tuvo el gesto despectivo de abandonar la sala-, fue resistir a pie firme aquella andanada de argumentos irrebatibles. La réplica de Cuba los dejó paralizados; tuve la sensación de que se iban desvaneciendo progresivamente hasta desaparecer de la escena.

En 50 años de bloqueo la superpotencia no ha podido, ni podrá, derrotar a la Revolución Cubana. No me dediqué al ejercicio de contar los votos a favor o en contra de la “Resolución”. Observé, en cambio, el calor y la convicción de los que hablaron contra la injusta y arbitraria medida. Es un error creer que esa medida se puede mantener indefinidamente. Fue una sublevación. Los pueblos están cansados ya de agresiones, saqueos, abusos y engaños.

Nunca las delegaciones expresaron con más vigor su protesta contra la burla que implica el desprecio a la justa condena de la comunidad mundial contra un acto de genocidio que se reitera año por año. Están conscientes de que lo más grave es el saqueo sistemático de sus recursos naturales impuesto a la mayoría de los pueblos del planeta, la progresiva escasez de alimentos, la destrucción del medio ambiente, el creciente número de guerras genocidas contra otros pueblos, apoyadas en bases militares ubicadas en más de 75 países, y el creciente peligro de una conflagración suicida para todos los pueblos del mundo.

La ONU no puede existir sin la presencia de los pueblos que vienen exigiendo el cese del bloqueo. Esa institución, nacida cuando la inmensa mayoría no éramos siquiera independientes, ¿para qué sirve sin nosotros? ¿Qué derecho nos asiste, si no podemos siquiera demandar que cese el bloqueo impuesto contra un pequeño país? De una forma o de otra nos han subordinado a los intereses de Estados Unidos y la OTAN, organización militar belicista que derrocha más de un millón de millones de dólares cada año en guerras y armas, que serían más que suficientes para llevar lo esencial a todos los pueblos del mundo.

Muchos países del Tercer Mundo se ven obligados a buscar soluciones con independencia de lo que ocurra a los demás; es como marchar sobre una estera que se mueve en sentido inverso a más velocidad.

Hace falta una ONU verdaderamente democrática y no un feudo imperial en el que la inmensa mayoría de los pueblos no cuenta para nada. La ONU, fundada antes de finalizar la Segunda Guerra Mundial, está ya agotada. No permitamos que nos impongan el ridículo papel de reunirnos una vez más dentro de 12 meses para burlarse de nosotros. Hagamos sentir nuestra demanda y salvemos la vida de nuestra especie antes de que sea ya demasiado tarde.

Nunca en la historia hubo una situación parecida a esta

Nunca en la historia hubo una situación parecida a esta

Mensaje de Fidel Castro a la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba

Al principio, hace sólo ocho semanas, pensé que el peligro inminente de guerra no tenía solución posible. Tan dramático era el cuadro que tenía delante, que no veía otra salida como no fuera una supervivencia, tal vez probable, en la parte de este hemisferio que no tenía motivo para ser blanco de ataque directo y en algunas regiones aisladas del planeta.

Era muy difícil, sabiendo que el ser humano se aferra siempre a una perspectiva por remota que sea.

A pesar de todo, lo intenté.

Por fortuna, no tardé mucho en percatarme de que había una esperanza, y muy profunda por cierto. Mas, si la oportunidad se perdía, el desastre adquiría la peor de las consecuencias. La especie humana no tendría entonces salvación posible.

Tengo sin embargo la seguridad de que no será así y, por el contrario, se están creando en estos momentos las condiciones para una situación ni siquiera soñada hasta hace muy poco.

Un hombre tendrá que tomar la decisión en solitario: el Presidente de Estados Unidos. Con seguridad, por sus múltiples ocupaciones, no se ha dado cuenta todavía, pero sus asesores sí empiezan a comprenderlo, se puede ver por pasos sencillos como lo fue el cese de las torturas a Gerardo, un hecho que no se había producido en 12 años de implacable odio del sistema contra Cuba y contra él. Hoy se podría predecir que el próximo paso será la autorización a Adriana para visitarlo, o su liberación inmediata, o ambas cosas. Por ella supe que su estado de ánimo es el mejor en 12 años de injusta y cruel prisión.

Puesto que Irán no cederá un ápice frente a las exigencias de Estados Unidos e Israel, que ya han movilizado varios de los medios de guerra que disponen para hacerlo, tendrían que realizar el ataque tan pronto venza la fecha acordada por el Consejo de Seguridad el 9 de junio del 2010, señalando las normas y los requisitos establecidos.

Todo cuanto el hombre pretende tiene un límite que no puede sobrepasar.

En este caso crítico, el Presidente Barack Obama es el que tendría que dar la orden del tan anunciado y pregonado ataque, siguiendo las normas del gigantesco imperio.

Mas, en ese mismo instante en que diera la orden, que es además la única que podría dar debido al poder, la velocidad y el incontable número de proyectiles nucleares acumulados en una absurda competencia entre las potencias, estaría ordenando la muerte instantánea no sólo de cientos de millones de personas, entre ellas, un incalculable número de habitantes de su propia Patria, sino también de los tripulantes de todos los navíos de la flota de Estados Unidos en los mares en torno a Irán. Simultáneamente, la conflagración estallaría en el Cercano y el Lejano Oriente, y en toda Eurasia.

Quiso el azar que, en ese instante preciso, el Presidente de Estados Unidos sea un descendiente de africano y de blanco, de mahometano y cristiano. ¡¡¡NO LA DARÁ!!!, si se logra que tome conciencia de ello. Es lo que estamos haciendo aquí.

Los líderes de los países más poderosos del mundo, aliados o adversarios, con excepción de Israel, lo exhortarían a que no lo haga.

El mundo le rendirá después todos los honores que le correspondan.

El orden actual establecido en el planeta no podrá perdurar, e inevitablemente se derrumbará de inmediato.

Las llamadas divisas convertibles perderán su valor como instrumento del sistema que ha impuesto un aporte de riquezas, de sudor y sacrificios sin límites a los pueblos.

Nuevas formas de distribución de los bienes y servicios, educación y dirección de los procesos sociales surgirán pacíficamente, pero si la guerra estallara, el orden social vigente desaparecerá abruptamente y el precio sería infinitamente mayor.

La población del planeta puede ser regulada; los recursos no renovables, preservados; el cambio climático, evitado; el trabajo útil de todos los seres humanos, garantizado; los enfermos, asistidos; los conocimientos esenciales, la cultura y la ciencia al servicio del hombre, asegurados. Los niños, los adolescentes y los jóvenes del mundo no perecerán en ese holocausto nuclear.

Es lo que deseaba trasmitirles, queridos compañeros de nuestra Asamblea Nacional.

Convocados jóvenes cubanos a prepararse para ganar lucha ideológica

Convocados jóvenes cubanos a prepararse para ganar lucha ideológica

Resulta necesario actuar, trabajar, movilizar, convencer con sólidos argumentos, precisó el dirigente al intervenir en una de las comisiones de trabajo del IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), con sede en el capitalino Palacio de Convenciones.

Puntualizó que quienes integran esa organización no pueden solamente pertenecer a ella por pertenecer, cotizar o reunirse una vez al mes como formalmente está establecido.

Además de eso, indicó, los jóvenes comunistas tienen la misión de vincularse con el universo de sus contemporáneos para sumarlos a la UJC y a las principales tareas del proceso revolucionario en los tiempos actuales.

Machado Ventura exhortó también a los dirigentes a ir a las estructuras de base, conocer los verdaderos problemas de su radio de acción, y recepcionar los criterios de todos.

El delegado a la mencionada cita, Yosvany Pupo, subrayó que un joven comunista debe ser el trabajador más destacado de su centro laboral o el alumno más preparado de su plantel estudiantil para convertirse en ejemplo del resto.

Puntualizó que en estos tiempos de amenazas del gobierno estadounidense de apoderarse de Cuba resulta imprescindible fortalecer cada vez más a la UJC y poner a sus miembros en el centro de la defensa del país.

Otros participantes en el cónclave, que concluirá mañana tras el debate en sesión plenaria, coincidieron también en la necesidad de perfeccionar el trabajo en los diferentes niveles de la organización, especialmente en la base.

Dicho nivel constituye el eslabón fundamental, y allí debemos ser cada día mejores en el cumplimiento de nuestras responsabilidades, puntualizaron los asistentes a este encuentro.

Fuente Prensa Latina

Foto de archivo

4/3/2010

 

El 71 % de los cubanos tiene derecho a votar en los comicios parciales

El 71 % de los cubanos tiene derecho a votar en los comicios parciales

Alrededor de ocho millones 400 mil electores, el 71 por ciento de la población cubana, tienen derecho a participar en los comicios parciales de este año cuyas asambleas de nominación de candidatos transcurren hasta el 24 de marzo.

Esa cifra refrenda los principios y la vocación democrática que rigen los sufragios en Cuba, lo cual reconoce la ciudadanía y lo demuestra con su notable participación.

La experiencia de los 13 procesos electorales anteriores, desde 1976, indica que más del 90 por ciento de los cubanos con derecho al voto concurren a las urnas, porcentaje difícil de igualar en ningún otro país en el mundo.

En Estados Unidos sus ideólogos, gobernantes y la prensa, se ufanan de democracia impecable cuando, en realidad, el alto abstencionismo marca la gran desconfianza e indiferencia de los ciudadanos con derecho al voto.

A partir del 27 de marzo, en cada circunscripción electoral serán colocadas en lugares públicos las fotos y biografías de los candidatos nominados y así los electores que no los conocen podrán tener elementos para votar por la persona más idónea, en atención a sus méritos y virtudes.

No olvidemos tampoco que hasta hace unas semanas las oficinas del Carné de Identidad en todo el país, con el apoyo de los Comités de Defensa de la Revolución, actualizaron los registros de electores en los barrios.

Se trató de un paso imprescindible en vista de los naturales fallecimientos, traslados de ciudadanos e incorporaciones de nuevos votantes que se originan cada año. En el actual proceso adquieren su derecho al sufragio 320 mil jóvenes, quienes pasan a engrosar el Registro de Electores.

Es un documento que, en otras naciones, se conoce como el «padrón electoral» y ocasiona no pocos diferendos entre los partidos políticos aspirantes al poder. De entrada se mantiene en absoluto secreto por razones siempre oscuras, mientras en Cuba es de absoluto dominio público, como lo recoge la propia Constitución.

Es así que en él no cabe la inclusión de reclusos, fallecidos o nombres inventados… como sucede en otros lares del planeta, donde el dinero, ansias de poder de políticos corruptos y el escamoteo, están a la orden del día.

Se trata de un documento al cual en Cuba pasan, de oficio, todos los ciudadanos y al que, en no pocas naciones, sus habitantes acceden mediante pagos, favores y otros sucios manejos. (Miguel José Maury Guerrero)

 

 

Solicitan personalidades de EEUU visas para esposas de Antiterroristas

Solicitan personalidades de EEUU visas para esposas de Antiterroristas

El otorgamiento de visas a las esposas de dos de los cinco antiterroristas cubanos prisioneros en EEUU desde 1998, fue solicitado al Gobierno del presidente Barack Obama por 14 personalidades de ese país.

En el texto, enviado a Hillary Clinton, secretaria de Estado y a Janet Napolitano, secretaria del Departamento de Seguridad Interna, los solicitantes abogaron por el otorgamiento de visas a Olga Salanueva y Adriana Pérez, esposas de René González y Gerardo Hernández, respectivamente.

Entre los firmantes del documento figuran Noam Chomsky, destacado lingüista, filósofo, activista y analista político; Michael Parenti, historiador e intelectual marxista; Gayle McLaughlin, alcaldesa de Richmond; Esteban Torres, ex congresista, y el actor Danny Glover.

También se suman Alice Walker, escritora y poetisa; Angela Davis, profesora de Historia de la Universidad de Santa Cruz, California; Wayne Smith, ex jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba; Yury Kochiyama, activista por los derechos civiles, entre otros.

Por más de una década, la Administración norteamericana niega a Olga y Adriana el permiso de entrada a Estados Unidos, cuando el único propósito que las asiste es visitar en las prisiones a sus esposos, quienes cumplen condenas de 15 años (René) y doble cadena perpetua más 15 años (Gerardo), informa la agencia de noticias Prensa Latina.

René, Gerardo, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González fueron sancionados en Miami a desmesuradas penas de prisión, por penetrar organizaciones de extrema derecha de origen cubano radicadas en la Florida, para alertar a la Isla de acciones terroristas.

El 15 de julio de 2009, el Departamento de Estado le negó el visado a Adriana por décima ocasión y a Salanueva le rechazaron el 18 de diciembre pasado la petición de visa humanitaria.

A finales de 2009, fueron resentenciados a menores condenas Ramón (a 30 años), Tony (21 años y 10 meses) y Fernando (17 años y nueve meses); mientras que a Gerardo y a René los excluyeron arbitrariamente del proceso.

Antes, en junio de 2009, la Corte Suprema de Estados Unidos anunció, sin dar explicaciones, la decisión de no revisar el caso de los cinco luchadores antiterroristas cubanos.

Los adherentes a la misiva son miembros de la Comisión Internacional por el Derecho a las Visitas Familiares, integrada por más de 170 reconocidas figuras de 27 países, informó un comunicado del Comité Internacional por la Libertad de Los Cinco.

La Habana, 8 mar (AIN)

 

Nominación de Candidatos en Cuba, un proceso único

Nominación de Candidatos en Cuba, un proceso único

Las asambleas de nominación de candidatos a delegados a las asambleas municipales del Poder Popular es uno de los momentos más importantes de la vida en nuestra sociedad, afirmó el presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón.

Al intervenir  en la Mesa Redonda dedicada al tema, Alarcón subrayó que estas reuniones abiertas son un privilegio único que para verlo hay que venir a Cuba, pues no existe en inguna otra parte del planeta.

Tras puntualizar que no se trata de encuentros formales, de rutina, enfatizó que es una oportunidad única que millones de personas en el mundo no pueden ejercer, porque en sus países los candidatos son propuestos por partidos políticos.

También resaltó como una singularidad del proceso electoral cubano la transparencia del Registro Electoral.

El titular del Parlamento cubano insistió en que el primer paso es una buena asamblea de nominación.

El pueblo junto al delegado

El presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, explicó que la escasez de recursos tras los huracanes que azotaron Cuba en 2008, la crisis económica global, nuestra condición de país subdesarrollado, junto al bloqueo económico dictado por Estados Unidos para hacer sufrir al pueblo cubano, son factores objetivos que enfrentan los delegados de circunscripción. Pero también luchan contra factores subjetivos como la desorganización, el robo y el despilfarro, problemas modificables y que SÍ pueden resolver los delegados con el apoyo del pueblo.

El mejor delegado es el que es capaz de involucrar al pueblo en sus labores de fiscalización y control, dijo Alarcón, quien recordó el llamado del presidente cubano Raúl Castro a fortalecer la institucionalidad encarnada en el delegado.

El proceso de nominación de candidatos es un sistema que debe ser cada vez más incluyente y participativo, sentenció.

Cuba, una nación que vota por sí misma y por su futuro

Coincidiendo con el aniversario 115 del reinicio de la Guerra de Independencia, el 24 de febrero comenzó en todo el país, con las asambleas de nominación en Pinar del Río, La Habana y Ciudad de La Habana, el decimocuarto proceso de elección de candidatos a delegados del Poder Popular.

Ana María Mari Machado, presidenta de la Comisión Nacional Electoral, informó en Mesa Redonda que la comprobación del listado de electores y su conciliación con el registro de población confirmó que más de 8 millones 400 mil cubanos, hombres y mujeres, blancos y negros, jóvenes y adultos, pueden participar, eligiendo o como elegidos, en el proceso que echó a andar en el país.

Añadió que en cerca de 51 mil áreas de elección las Comisiones Electorales organizarán, dirigirán y validarán el proceso con imparcialidad, profesionalidad, ética y apego a la ley.

Los mejores, al frente

Cualquier joven cubano que arribe a los 16 años el mismo día de las votaciones para elegir delegados del Poder Popular puede nominar y ser nominado, afirmó Ana María Mari Machado.

Al responder las preguntas del moderador de la Mesa Redonda, Randy Alonso, la presidenta de la Comisión Electoral Nacional recordó que en cada circunscripción debe haber como mínimo 2 proposiciones y hasta 8 como máximo, y un mismo candidato puede ser nominado en varias o en todas las áreas.

Añadió que aunque no es común en el proceso pues todos los miembros de la comunidad se conocen entre sí, cualquier ciudadano puede autoproponerse. Agregó que se puede nominar a alguien en ausencia siempre que esa persona haya expresado antes su consentimiento, y reiteró que en nuestro sistema no se permiten campañas de propaganda. Por último, llamó a la población a participar conscientemente en la nominación y elección de los mejores.

No administra, controla

El delegado del Poder Popular es un líder natural de la comunidad ante la cual tiene autoridad política y estatal como fiscalizador y controlador; pero no administra, sino que representa a su electorado en la Asamblea Municipal y promueve y gestiona la solución de los problemas de estos ante los organismos e instituciones del territorio.

Apoyándose en la Constitución de la República, el director de la Oficina de Información del Parlamento, Jorge Lezcano, recordó en la Mesa Redonda las funciones del Delegado del Poder Popular y dijo que es imposible concebir la democracia en Cuba sin esa persona que cumple con humildad y sencillez, voluntariamente y fuera de sus ocupaciones laborales, el mandato que le confió la comunidad. Señaló que el delegado participa en la aprobación del plan de presupuesto territorial, estudia los problemas de sus electores y propone soluciones.

Fuente: http://www.cubadebate.cu/noticias/2010/02/24/nominacion-candidatos-cuba-proceso-unico/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

La lección de Haití

La lección de Haití

Reflexiones de Fidel

Desde hace dos días, casi a las 6 de la tarde, hora de Cuba, ya de noche en Haití por su ubicación geográfica, las emisoras de televisión comenzaron a divulgar noticias de que un violento terremoto, con magnitud de 7,3 en la escala Richter, había golpeado severamente a Puerto Príncipe. El fenómeno sísmico se había originado en una falla tectónica ubicada en el mar, a sólo 15 kilómetros de la capital haitiana, una ciudad donde el 80% de la población habita casas endebles construidas con adobe y barro.

Las noticias continuaron casi sin interrupción durante horas. No había imágenes, pero se afirmaba que muchos edificios públicos, hospitales, escuelas e instalaciones de construcción más sólida se reportaban colapsadas. He leído que un terremoto de magnitud 7,3 equivale a la energía liberada por una explosión igual a 400 mil toneladas de TNT.

Descripciones trágicas eran transmitidas. Los heridos en las calles reclamaban a gritos auxilios médicos, rodeados de ruinas con familias sepultadas. Nadie, sin embargo, había podido transmitir imagen alguna durante muchas horas.

La noticia nos tomó a todos por sorpresa. Muchos escuchábamos con frecuencia informaciones sobre huracanes y grandes inundaciones en Haití, pero ignorábamos que el vecino país corría riesgo de un gran terremoto. Salió a relucir esta vez que hace 200 años se había producido un gran sismo en esa ciudad, que seguramente tendría unos pocos miles de habitantes.

A las 12 de la noche no se mencionaba todavía una cifra aproximada de víctimas. Altos jefes de Naciones Unidas y varios Jefes de Gobierno hablaban de los conmovedores sucesos y anunciaban el envío de brigadas de socorro. Como hay desplegadas allí tropas de la MINUSTAH, fuerzas de Naciones Unidas de diversos países, algunos ministros de defensa hablaban de posibles bajas entre su personal.

Fue realmente en la mañana de ayer miércoles cuando comenzaron a llegar tristes noticias sobre enormes bajas humanas en la población, e incluso instituciones como Naciones Unidas mencionaban que algunas de sus edificaciones en ese país habían colapsado, una palabra que no dice nada de por sí o podía significar mucho.

Durante horas ininterrumpidas continuaron llegando noticias cada vez más traumáticas de la situación en ese hermano país. Se discutían cifras de víctimas mortales que fluctúan, según versiones, entre 30 mil y 100 mil. Las imágenes son desoladoras; es evidente que el desastroso acontecimiento ha recibido amplia divulgación mundial, y muchos gobiernos, sinceramente conmovidos, realizan esfuerzos por cooperar en la medida de sus recursos.

La tragedia conmueve de buena fe a gran número de personas, en especial las de carácter natural. Pero tal vez muy pocos se detienen a pensar por qué Haití es un país tan pobre. ¿Por qué su población depende casi en un 50 por ciento de las remesas familiares que se reciben del exterior? ¿Por qué no analizar también las realidades que conducen a la situación actual de Haití y sus enormes sufrimientos?

Lo más curioso de esta historia es que nadie pronuncia una palabra para recordar que Haití fue el primer país en que 400 mil africanos esclavizados y traficados por los europeos se sublevaron contra 30 mil dueños blancos de plantaciones de caña y café, llevando a cabo la primera gran revolución social en nuestro hemisferio. Páginas de insuperable gloria se escribieron allí. El más eminente general de Napoleón fue derrotado. Haití es producto neto del colonialismo y el imperialismo, de más de un siglo de empleo de sus recursos humanos en los trabajos más duros, de las intervenciones militares y la extracción de sus riquezas.

Este olvido histórico no sería tan grave como el hecho real de que Haití constituye una vergüenza de nuestra época, en un mundo donde prevalecen la explotación y el saqueo de la inmensa mayoría de los habitantes del planeta.

Miles de millones de personas en América Latina, África y Asia sufren de carencias similares, aunque tal vez no todas en una proporción tan alta como Haití.

Situaciones como la de ese país no debieran existir en ningún lugar de la Tierra, donde abundan decenas de miles de ciudades y poblados en condiciones similares y a veces peores, en virtud de un orden económico y político internacional injusto impuesto al mundo. A la población mundial no la amenazan únicamente catástrofes naturales como la de Haití, que es sólo una pálida sombra de lo que puede ocurrir en el planeta con el cambio climático, que fue realmente objeto de burla, escarnio y engaño en Copenhague.

Es justo expresar a todos los países e instituciones que han perdido algunos ciudadanos o miembros con motivo de la catástrofe natural en Haití: no dudamos que realizarán en este instante el mayor esfuerzo por salvar vidas humanas y aliviar el dolor de ese sufrido pueblo. No podemos culparlos del fenómeno natural que ha tenido lugar allí, aunque estemos en desacuerdo con la política seguida con Haití.

No puedo dejar de expresar la opinión de que es hora ya de buscar soluciones reales y verdaderas para ese hermano pueblo.

En el campo de la salud y otras áreas, Cuba, a pesar de ser un país pobre y bloqueado, desde hace años viene cooperando con el pueblo haitiano. Alrededor de 400 médicos y especialistas de la salud prestan cooperación gratuita al pueblo haitiano. En 227 de las 337 comunas del país laboran todos los días nuestros médicos. Por otro lado, no menos de 400 jóvenes haitianos se han formado como médicos en nuestra Patria. Trabajarán ahora con el refuerzo que viajó ayer para salvar vidas en esta crítica situación. Pueden movilizarse, por lo tanto, sin especial esfuerzo, hasta mil médicos y especialistas de la salud que ya están casi todos allí y dispuestos a cooperar con cualquier otro Estado que desee salvar vidas haitianas y rehabilitar heridos.

Otro elevado número de jóvenes haitianos cursan esos estudios de medicina en Cuba.

También cooperamos con el pueblo haitiano en otras esferas que están a nuestro alcance. No habrá, sin embargo, ninguna otra forma de cooperación digna de calificarse así, que la de luchar en el campo de las ideas y la acción política para poner fin a la tragedia sin límite que sufren un gran número de naciones como Haití.

La jefa de nuestra brigada médica informó: "la situación es difícil, pero hemos comenzado ya a salvar vidas". Lo hizo a través de un escueto mensaje horas después de su llegada ayer a Puerto Príncipe con refuerzos médicos adicionales.

Tarde en la noche comunicó que los médicos cubanos y los haitianos graduados de la ELAM se estaban desplegando en el país. Habían atendido ya en Puerto Príncipe más de mil pacientes, poniendo a funcionar con urgencia un hospital que no había colapsado y utilizando casas de campaña donde era necesario. Se preparaban para instalar rápidamente otros centros de atención urgente.

¡Sentimos un sano orgullo por la cooperación que, en estos instantes trágicos, los médicos cubanos y los jóvenes médicos haitianos formados en Cuba están prestando a sus hermanos de Haití!

Cuba, ¿país terrorista?

Cuba, ¿país terrorista?

El líder de la Revolución Cubana Fidel Castro denuncia que el presidente de los Estados Unidos tiene que sentirse avergonzado por incluir a Cuba en la lista de países terroristas y reproduce la contundente respuesta textual ofrecida por Bruno Rodríguez, Ministro cubano de Relaciones Exteriores, a un reportero de la France-Presse que solicitó su opinión sobre esta decisión. Bruno comienza con la categórica afirmación:  “Nosotros no reconocemos ninguna autoridad política ni moral al Gobierno de EE.UU. para hacer lista alguna, en ningún tema, ni para ‘certificar’ buenas o malas conductas”.  Leer reflexiones

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La singular historia de cinco cubanos

La singular historia de cinco cubanos

Leonard Weinglass, publicado en diciembre de 2005 (Le Monde Diplomatique)

15 de enero

En septiembre 1998, cinco cubanos – Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González y René González – fueron arrestados en Miami (Florida), y se les acusó de haber cometido 26 delitos ante los ojos de las leyes federales norteamericanas. Los Cinco, como les llamaremos en adelante, llegaron a los Estados Unidos desde La Habana con la misión de infiltrar las organizaciones mercenarias armadas surgidas de la comunidad cubana en el exilio, toleradas, e inclusive, protegidas en la Florida por los sucesivos gobiernos norteamericanos, y descubrir, así, sus potenciales actividades terroristas contra Cuba.

La isla ha sufrido pérdidas humanas significativas y grandes daños a causa de tales agresiones. Sus reclamos ante el gobierno de los Estados Unidos y las Naciones Unidas han sido vanos. A inicios de la década de los noventa, y cuando Cuba se esforzaba por desarrollar el turismo, los anti-castristas de Miami desencadenaron una violenta campaña dirigida a disuadir a los extranjeros de venir a la isla. En 1997, fue descubierta una bomba en uno de los aeropuertos de La Habana, otras las hicieron estallar en ómnibus y hoteles. Varias instalaciones turísticas fueron blanco de ametralladoras desde embarcaciones procedentes de Miami.

Durante el arresto, Los Cinco no opusieron ninguna resistencia. Su misión no consistía en obtener secretos militares norteamericanos, sino en vigilar a los terroristas e informar a Cuba sobre sus planes de agresión [1]. Fueron enviados inmediatamente a celdas disciplinarias reservadas al castigo de los prisioneros más peligrosos, donde permanecieron por 17 meses, hasta que comenzó el proceso. Al término del mismo, 7 meses más tarde, en diciembre de 2001 (tres meses después del traumatismo del 11 de septiembre), fueron condenados a penas máximas de prisión: Gerardo Hernández a doble cadena perpetua, Antonio Guerrero y Ramón Labañino a cadena perpetua. Los otros dos, Fernando González y René González a 19 y 15 años, respectivamente. Veinticuatro de sus cargos de acusación, de carácter técnico y relativamente menores, se refieren al uso de documentación falsa y al incumplimiento de la obligación de declararse agentes extranjeros. Ninguno de estos cargos comprende el uso de armas, actos de violencia o la destrucción de bienes.

Nada es más revelador que el contraste entre la conducta del gobierno estadounidense en este caso y su actitud frente a Orlando Bosch y Luis Posada Carriles. Ambos son, por demás, los organizadores de un atentado con bomba en el que un avión de aerolínea cubana explotó en pleno vuelo, en octubre de 1976, ocasionando la muerte de 73 personas.

Cuando Bosch solicitó un permiso de estancia en los Estados Unidos, en 1990, una investigación oficial del Departamento de Justicia concluyó: “Durante años, estuvo implicado en ataques terroristas en el exterior, se autoproclama partidario de la ejecución de atentados y sabotajes y ha participado en varios de ellos”. No obstante, el propio presidente George Bush padre le otorgó el permiso de estancia.

En espera del veredicto por el atentado de 1976 contra la aeronave de Cubana de Aviación, Posada Carriles se “escapó” de una cárcel venezolana en 1985 con la ayuda de poderosos “amigos”. Admitió, en dos oportunidades, que él era responsable de los atentados con bomba de 1997 en La Habana (un turista italiano fue asesinado y una decena de personas resultaron heridas) [2] Un tribunal panameño lo declaró culpable por “poner en peligro la seguridad pública”, tras ser arrestado, en noviembre del 2000, mientras preparaba un atentado contra el presidente Fidel Castro, quien se encontraba rodeado de centenas de personas, principalmente de estudiantes, en ocasión de una Cumbre regional.

Posada ha disfrutado de manera inexplicable de la hospitalidad del gobierno de los Estados Unidos, luego de la gracia ilegal que le concedió la presidenta de Panamá, Mireya Moscoso, dos días antes de finalizar su mandato. Mientras que su presencia en territorio norteamericano era un secreto a voces, se le detuvo solamente después de ofrecer una conferencia de prensa. Con alojamiento costeado por las autoridades, no en una prisión, sino en una residencia especial situada en un centro de detención, no se le ha abierto ningún proceso judicial en la actualidad y se le aplica simplemente una medida administrativa por no poseer un permiso de estancia. En consecuencia, puede ser expulsado hacia el país de su elección. Los Estados Unidos rechazan la idea de extraditarlo a Venezuela, que lo reclama, y donde debería responder por las acusaciones de terrorismo.

Los Cinco, para retomar el tema, fueron separados y colocados en cárceles de alta seguridad, a centenas de kilómetros unos de otros. A dos de ellos se les negó, después de 7 años, la visita de sus esposas, en detrimento de las leyes norteamericanas y las normas internacionales.

El proceso se extendió por más de 7 meses. Más de 70 testigos comparecieron, incluso dos generales y un almirante retirado, un consejero de la presidencia, todos presentados por la defensa [3].

Las minutas representan 119 volúmenes de transcripciones, los testimonios recogidos antes del proceso y el expediente de instrucción otros 15 volúmenes. Más de 800 documentos probatorios se produjeron, algunos excedían las 40 cuartillas. Los 12 jueces, conducidos por su presidente, quien manifestó abiertamente su hostilidad contra Fidel Castro, declararon, a “los Cinco”, culpables de los 26 cargos de acusación, sin hacer una sola pregunta o pedir una nueva lectura de los testimonios, hecho inusitado en el caso de un juicio tan largo y complejo como éste.

Los dos cargos principales se basan en un método de acusación que se emplea con frecuencia en casos de naturaleza política: la “conspiración” (acuerdo ilegal establecido entre dos o más personas para cometer un delito). No hace falta que se consuma el delito. Lo único que debe hacer la acusación es demostrar, sobre la base de una prueba circunstancial, que un acuerdo “debe haber existido”. Rara vez aparecen pruebas reales y directas de un acuerdo ilegal, excepto cuando uno de los participantes las presenta por sí mismo o decide confesar. En un caso de este tipo, el jurado parte del principio que hubo un acuerdo, sin evidencias del delito, teniendo en cuenta consideraciones políticas, la pertenencia a una minoría o la nacionalidad del acusado.

La primera acusación de conspiración señalaba que tres de los Cinco se habían puesto de acuerdo “para cometer espionaje”. Desde el principio, el gobierno indicó que no estaba obligado a probar el delito de espionaje, pero que existía simplemente un complot de espionaje. Una vez librados de la obligación de probar el delito, los fiscales se afanaron en convencer al jurado que esos cinco cubanos debieron haberse puesto de acuerdo para alcanzar su objetivo.

En su exposición inicial, la Fiscal admitió que Los Cinco no poseían la más mínima página de informaciones, clasificadas “top secret” por el gobierno, mientras que, en cambio, éste había logrado obtener más de 20 000 páginas de correspondencia entre ellos y Cuba –la revisión de dicha correspondencia se le confió a uno de los más altos oficiales a cargo de los asuntos de la inteligencia en el Pentágono [4]. Cuando se le interrogó al respecto, reconoció que no recordaba haber hallado la más mínima información que hiciera alusión a la defensa nacional de Estados Unidos. Según la ley, debe probarse esta presencia para que pueda existir el delito de espionaje.

Aún más, el único elemento sobre el cual se basa la acusación, fue el hecho de que uno de los Cinco, Antonio Guerrero, trabajaba en un taller de fundición de la base naval de entrenamiento de Boca Chica, al Sur de la Florida. Abierta por completo al público, esta base contaba, incluso, con un área donde los visitantes podían fotografiar los aviones en la pista. Mientras trabajó allí, Guerrero no solicitó en ningún momento un pase de seguridad. No estaba autorizado a entrar en las zonas de acceso limitado y no intentó hacerlo jamás. En los dos años que antecedieron a su arresto y, durante los cuales el FBI lo vigilaba, ningún agente detectó el menor signo de comportamiento incorrecto por su parte.

Guerrero tenía como única misión la de detectar e informar a La Habana a partir de “lo que podía apreciar él” observando “actividades públicas”. Entiéndase por esto, además, informaciones al alcance de cualquiera sobre las salidas y arribos de los aviones.

Asimismo, se ocupaba de recortar los artículos de la prensa local que ofrecían datos sobre las unidades militares situadas en la región.

Ex-altos oficiales del ejército y de los servicios de seguridad norteamericanos declararon que Cuba no constituía una amenaza militar para Estados Unidos, que no había ninguna información militar que obtener en Boca Chica y que, “el interés de Cuba por el tipo de informaciones expuestas en el juicio era conocer si, en realidad, nosotros intentábamos preparar una acción armada contre ellos”.[5]

Una información que es de dominio público no puede ser parte de una acusación de espionaje. Sin embargo, luego de escuchar tres veces el argumento en sumo fantasioso de la acusación, según la cual Los Cinco tenían “por objetivo destruir a los Estados Unidos”, el jurado, guiado más por la pasión que por la ley y las pruebas, los declaró culpables.

La segunda acusación de conspiración vino a añadirse siete meses después de la primera. Esta vez contra uno de los Cinco, Gerardo Hernández, por haber conspirado con otros funcionarios cubanos, que no estaban acusados, a fin de derribar dos avionetas pilotadas por exiliados cubanos de la organización Hermanos al rescate, en el momento en que penetraban en el espacio aéreo cubano provenientes de Miami, a pesar de las advertencias de las autoridades. Los Migs cubanos las interceptaron y provocaron la muerte de las cuatro personas a bordo.

La acusación reconoció que no existía ni sombra de una prueba referente a un supuesto acuerdo entre Hernández y los oficiales cubanos sobre si derribarían o no las avionetas, y la manera en que lo harían. En consecuencia, la obligación legal de probar “más allá de cualquier duda razonable” que un tal acuerdo haya tenido lugar, no se cumplió. El gobierno admitió ante la Corte que se encontraba frente a un "obstáculo infranqueable".Propuso, inclusive, modificar su propia acusación, lo cual no aceptó el tribunal de apelación. A pesar de todo, el jurado declaró culpable a Hernández de ese delito inventado.

Los cinco cubanos apelaron inmediatamente las sentencias ante el 11no. Circuito de Atlanta, en Georgia. Posterior a una minuciosa revisión de los documentos, una troica de jueces hizo público, el 9 de agosto del 2005, un análisis detallado de 93 páginas acerca del proceso y las pruebas, y anuló el veredicto destacando que los Cinco no habían beneficiado de un juicio justo en Miami. Con sus 650 000 exiliados que dieron a Bush los votos faltantes para su victoria en

las elecciones presidenciales del 2000, esta ciudad ha sido considerada por un tribunal de apelación federal, de tal modo hostil e irracional con relación al gobierno cubano y tan favorable a la violencia ejercida contra aquel, que no podría servir como sede de un proceso justo a los cinco inculpados. Además, la conducta de los fiscales, presentando argumentos exagerados y sin fundamentos a los miembros del jurado, fortalecieron los prejuicios, al igual que lo hicieron las informaciones suministradas por la prensa tanto antes como durante el proceso.

Se ordenó un nuevo juicio. Mas allá del reconocimiento de que los derechos elementales de los acusados fueron violados, la Corte, por primera vez en la historia de la jurisprudencia norteamericana, admitió las pruebas presentadas por la defensa respecto a las acciones terroristas realizadas contra Cuba desde la Florida, citando incluso en nota, el papel de Posada Carriles, y refiriéndose a este como un terrorista.

Tal decisión de la troica dejó estupefacta a la administración Bush. Sin embargo, estaba precedida por la del grupo de trabajo de Naciones Unidas sobre las detenciones arbitrarias [6], que concluyó considerando la de los Cinco como una de ellas, y apelando al gobierno de los Estados Unidos a tomar las medidas para poner fin a esta situación.

Ex-consejero de George Bush, el Ministro de Justicia de los Estados Unidos, Alberto González, tomó la decisión inusitada de presentar una apelación ante los 12 jueces del 11no Circuito, pidiéndoles insistentemente revisar la decisión de la troica, un procedimiento rara vez premiado con el éxito, sobre todo cuando los tres jueces estuvieron de acuerdo y expresaron una opinión tan erudita y amplia.

Para mayor sorpresa de muchos abogados que siguen el caso, los jueces del 11no Circuito se pusieron de acuerdo, el 31 de octubre, para revisar dicha decisión... "Los Cinco" no fueron juzgados por violar la ley norteamericana, sino porque su trabajo centró la atención en aquellos que, precisamente, lo hacían. Al infiltrarse en las redes criminales existentes, de manera abierta, en la Florida, desnudaron la hipocresía de la oposición al terrorismo, de la cual los Estados Unidos tanto se jacta.

[1].Una ley norteamericana, la Ley de Neutralidad, prohíbe lanzar, desde territorio de los Estados Unidos, ataques contra países extranjeros con los cuales existen relaciones de paz.

[2]. Confesiones publicadas en el New York Times los días 12 y 13 de julio de 1998 y difundidas unos días después por una cadena televisiva en idioma español, dependiente de la CBS.

[3]. El General James R. Clapper Jr. (retirado), ex-director de la Agencia de inteligencia para la Defensa (DIA); Sr. Edward Breed Atkeson, mayor general, Ejército terrestre; Sr. Eugène Carrol,

contralmirante retirado; Sr. Charles Elliot Wilhelm, general retirado de la Infantería de marina, ex-comandante en jefe del Comando Sur de los Estados Unidos (SouthCom); Sr. Richard Nuncio, ex-consejero del presidente James Carter.

[4]. Director de Inteligencia de la Defensa, un general de tres estrellas.

[5]. Mayor general Edward Breed Atkenson (Ejército de los Estados Unidos, Escuela de inteligencia para la defensa de Estados Unidos)

[6]. Subordinado a la Comisión de derechos humanos.

Abogado, ex-defensor, entre otros, de Angela Davis y Mumia Abu-Jamal.

Texto, fotos y otros elementos gráfios tomados del periódico Trabajadores digital, örgano de la Central de Trabajadores de Cuba, CTC.  www.trabajadores.cubaweb.cu

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres