ImageChef Custom Images
Publi: envíosCertificados: ahorra más del 60 % en tu partida de envíos. 100% legal
Facebook Twitter Google +1     Admin

Madres reciben salario por cuidar a hijos discapacitados.

20060325160115-madre-cuidadora.gif

Damarys tiene poco tiempo para atender a las visitas. Seca sus manos mojadas en el pulóver que lleva encima. Se alisa el cabello ya encanecido y acaricia la mejilla de su Jorge Javier.

Ella es una de las 753 villaclareñas que desde hace más de un año reciben un salario por cuidar a sus hijos discapacitados. Por eso, cuando a mediados del 2004 conoció acerca de la aprobación del informe de la Comisión para Asistir a una Cuba Libre, y que ahora el mandatario norteamericano pretende hacer realidad en complicidad con la mafia miamense, su indignación no tuvo límites.

«¿Cómo es posible tan absurdo plan? Sí, porque quieren acabar con las prestaciones al pueblo, las atenciones en las esferas de la Salud, la Educación, el Bienestar Social, un sueño para la mayoría de los países del Tercer Mundo. Estos programas, a partir de la transición, dejarían de ser gratuitos, y se eliminaría el pago de  pensiones y jubilaciones, definidas por ellos como beneficios no ganados y relajados requerimientos de elegibilidad permitidos por el sistema comunista.»

Y se detiene a contar una historia compartida por otras mujeres cubanas beneficiadas por la Asistencia Social.

[...] Un hijo es el corazón.
                                 José Martí

«Mi primer hijo, Jorge Javier Gutiérrez Hernández, es mi vida. Desde que nació padece de una cardiopatía acompañada de una discapacidad físico-motora con retraso mental severo.»

Muchos han sido los esfuerzos de la santaclareña Damarys, vecina del Callejón de Los Ángeles, por que el muchacho, ahora con 12 años, avance. A los siete años comenzó a atenderlo en el Centro de Diagnóstico y Orientación de la capital provincial, en el que contó con la asistencia de auxiliares y de una defectóloga.

Al crearse el Centro de Desarrollo Neurológico en la capital provincial, no dudó en llevarlo. Por las noches dejaba todo preparado para cumplir también con su labor como maestra del seminternado José Antonio Echeverría.

Bien saben su mamá Grisel y su tía Carmen —a las que considera su mano derecha—  de los desvelos de la abnegada madre.

Ante la adversidad, esta mujer de 36 años no se amilanó, y le dio a Jorge Javier dos hermanos: Jesús Daniel y Laura María, de diez y siete años, respectivamente.

A pesar del amor que sentía por su profesión, no pudo seguir impartiendo clases. El infante requería de su presencia, pues continuas crisis de ausencia, que, según los neurólogos, suelen manifestarse en estos casos, habían puesto en peligro su vida.

En el 2004 supo de los estudios  genéticos emprendidos en todo el país a propuesta del Comandante  en Jefe Fidel Castro Ruz.

Estando en la casa con licencia sin sueldo, una mañana tocaron a la puerta. Se trataba de una comisión de Asistencia Social que venía a preocuparse por Jorge Javier y por ella.

«Preguntaron si estaba en condiciones de trabajar. Imagínese, por más que hubiera querido me era imposible. Entonces, me propusieron acogerme a los nuevos beneficios de esa institución como cuidadora de mi propio  hijo, oficio por el que percibo 436,00 pesos    —salario devengado con anterioridad, favorecido con el incremento de los haberes en ese sector el año pasado, más una pensión de  Asistencia Social.»

Otras de las atenciones recibidas por Damarys para con su hijo resultan las visitas sistemáticas de los trabajadores sociales, de la técnica de Asistencia Social, Marisel Moya Rodríguez, y de una fisioterapeuta, la que con una labor paciente les ha proporcionado un mayor movimiento a las extremidades de Jorge Javier.

Venceremos, porque está a nuestro
 lado la justicia.
                                                 José Martí

«Lo que nuestra Revolución ha logrado en estos 47 años no lo podemos perder. Si el absurdo plan de Bush llegara a tener cabida aquí, no me quedaría más remedio que pedir limosnas en la calle, o  suplicar glesia o a un político poderoso. ¿Quién no ha escuchado las anécdotas de nuestros padres y abuelos de lo que sucedía con los discapacitados antes del 1o. de Enero de 1959? Eran olvidados y rechazados. Se les veía arrastrándose por las calles en busca de algunos centavos para llevarse un pedazo de pan a la boca.

«De seguro, Bush no ha contado con la opinión de nuestro pueblo para desmantelar una de las más importantes conquistas sociales: el derecho de los necesitados a la asistencia social, al disfrute de una pensión o jubilación, luego de cumplir honradamente con el tiempo de trabajo establecido.

«¿Qué nos va a proponer? ¿Escenas como las de Louisiana tras el paso del huracán Katrina, donde los pobres quedaron a merced de las aguas? No volveremos a la caridad pública.

«Y para contarle de esa infinita bondad que caracteriza a nuestro Gobierno —expresa emocionada—, mi situación no se convirtió en un obstáculo para matricular la Maestría en Ciencias de la Educación, iniciada este curso. ¿En qué tiempo lo hago? Una vez por semana, después de las 4:00 de la tarde dejo a Jorge Javier y los niños con mi mamá, y me escapo de la casa para recibir los conocimientos en el seminternado 13 de Marzo, junto al resto del claustro de ese centro de estudios. No pierdo las esperanzas de volver a las aulas algún día.    

«La historia de la Revolución está llena de obras sociales. Una de las más humanas la constituye ese estudio genético que vino a resolver parte de nuestros problemas, de acercarte a tu hijo. Ese que al venir al mundo diferente requiere de  todo el cariño y amor de su madre.»

Cuando el próximo martes comience el Congreso, desde Santa Clara la voz de Damarys, su historia y verdad, junto a la de miles de cubanos, se alzará para decir no al injusto proyecto que pretende eliminar el actual programa cubano de Seguridad y Asistencia Sociales.    

25/03/2006 09:01 idaliavazquez #. De Villa Clara

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris